Versos a Moscú

Marina Tsvetáieva

Traducción: Eugenio López Arriazu

Sobre la ciudad por Pedro rechazada,
Retumbó el estruendo de las campanadas.

Fulminante se abatió el oleaje
Sobre la mujer que rechazaste.

A Pedro Zar y a vos, oh zar, las alabanzas!
Pero más alto que los zares: las campanas.
Mientras tañen desde el azul del cielo…
Indiscutible surge Moscú primero.

Y las cuarenta cuarentenas de iglesias
Se ríen de la autocrática soberbia.

Anuncios